Moxa

Terapia Shiatsu - Moxa
Terapia Shiatsu - Moxa 2
Terapia Shiatsu - Moxa 3
Todo el mundo conoce la Acupuntura, pero ¿Quién conoce las moxas chinas? Y sin embargo estas dos técnicas terapéuticas son usadas desde hace siglos y ambas gozan de igual prestigio.

¿Qué son las moxas? Se trata de pequeños bastones de Artemisa que se encienden como un cigarro para calentar uno o varios puntos del cuerpo sin tocar la piel, y por tanto sin riesgo de quemadura. Los puntos escogidos corresponden a los puntos de acupuntura y son muy fáciles de localizar.

Se pueden tratar también las afecciones más corrientes tales como los reumatismos, el catarro, las anginas, el acné, el eczema, el estreñimiento, las migrañas, la impotencia, el insomnio , la bronquitis crónica, la depresión, tabaquismo, etc.

Podemos extrañarnos del relativo desconocimiento de las moxas por los occidentales, mientras el principio del calor se aplica a menudo de forma corriente por la gente con ayuda de bolsas de agua caliente, cataplasmas, paños planchados, o incluso por la utilización del secador del pelo.

Más recientemente y de forma más científica, la medicina física explota el calor de irradiaciones infrarrojas. Se sabe que las sesiones de infrarrojos tienen a menudo efectos benéficos sobre los reumatismos por ejemplo.

Pero la utilización del calor adquiere una eficacia considerable si se emplea un foco muy pequeño y muy caliente sobre las zonas precisas del cuerpo

Se puede decir pues que el calor aplicado sobre una zona muy pequeña y precisa en su localización, el punto de Acupuntura, refuerza extraordinariamente su efecto con relación a su aplicación sobre una superficie extendida como en el caso de la lámpara de infrarrojos. Ya no se trata de termoterapia general sino de acupuntura por medio de la cauterización en lugar de la aguja.

El estudio histológico de la piel demuestra que los estímulos que son conducidos por los nervios desde la periferia hacia el cerebro son la red de partida que toma la información y la acción reflexoterápica o neurológica. Sabemos que la piel posee receptores distintos para captar los estímulos que vienen del exterior. Hay tipos de receptores para la sensibilidad y para le dolor sobre los que actúa la aguja de acupuntura sin que por ello la punción sea realmente dolorosa. Pero existen por otra parte tipos de receptores para el frío y el calor: corpúsculos de Krause, red de Ruffuni y vías termoanalgésicas. Es a través de estas últimas formaciones que se transmite el estímulo del calor hacia el cerebro.

La Acupuntura en definitiva es la ciencia que ha sabido explotar mejor las propiedades nerviosas de la piel con un fin terapéutico: agujas, moxas, pero también masajes y presiones, lo que ha dado lugar a técnicas de Do in, de Shiatsu y de acupresión, por sólo hablar de las más conocidas.

Casi todas las enfermedades pueden tratarse mediante las moxas de forma positiva. Sin embargo cuanto mas crónica es una enfermedad más indicadas son las moxas.