Reiki

Terapia Shiatsu - Reiki
Terapia Shiatsu - Reiki 2
Terapia Shiatsu - Reiki 3
Terapia Shiatsu - Reiki 4
La definición mas ortodoxa, sería: "Es una sistema de curación por la imposición de manos".

Otra definición más profunda sería: "Es la derivación y control de la Energía Universal".

En Japón y China ya se conocían siglos antes de Cristo el masaje Shiatsu y la Acupuntura, en India y Tíbet se practicaba el control del Prana dirigido a la sanación con el yoga en todas sus variantes y masajes. También en Egipto y en toda África existentes testimonios de que se utilizaba la curación mediante la imposición de manos.

REI-KI, significa en japonés "KI del espíritu". El poder invisible del alma. La fuerza vital Universal. La fuerza de la creación. En diversas culturas, les han llamado con distintos nombres como: Prana, Chi, Mana, Energía de la luz, Bioplasma, Aikido Bioenergética, etc. Todo lo que contiene vida contiene KI y lo irradia. Es la energía bioenergética del Aura.

Científicamente esta demostrado gracias a los flujos de energías plasmadas en la fotografía. Toda energía universal, repercute directamente a cualquier forma, y Kirlian especialmente en los seres animados: humanos animales y plantas. El Reiki por mediación de una técnica, proporciona el restablecimiento de la energía vital o "ki" a cualquier nivel. Por tanto, nos equilibra tanto mental, emocional y/o material, ya que su función es la de absorber y dirigir la energía universal hacia determinados puntos. Muchos son los que han definido el Reiki como un método de curación.

En parte es cierto, pero recordemos siempre que no somos nosotros los terapeutas los que sanan a la gente, sino que somos unos simples intermediadores entre la Energía Universal y el paciente.

Desde la antigüedad, todas las culturas coinciden que existe una Energía Universal que impregna y sustenta al cosmos en su totalidad como una unidad, y una de sus manifestaciones en una frecuencia mas baja es la Energía Vital que anima a los seres vivos.

Con el Reiki realizamos una aportación energética pura a nuestros cuerpos materiales e inmateriales, y este aumento de Energía Universal produce en nuestra estructura energética un efecto principal sanador y un efecto secundario de expansión de la conciencia, ya que si nuestros cuerpos físicos y sutiles están sanos y desbloqueados, la energía circula libremente, la conciencia se expande y nuestra duda existencial disminuye, al aumentar y reforzarse nuestra sensación cósmica y de conexión con el Universo.

El campo energético universal no tiene un componente único, sino que esta compuesto por una superestructura de puntos geométricos perfectamente organizados y otros elementos como puntos luminosos aislados y pulsantes, diferentes tramas de líneas energéticas, algo semejante a chispas aleatorias, y emite pulsaciones sincronizadas que pueden ser recibidas por los sentidos. Esta energía Universal fue utilizada desde hace siglos por muchas civilizaciones parra la sanación mediante la imposición de manos.

Existen dos fuerzas o polaridades universales, el Yin y el Yang, de cuya interacción surge
todo lo creado y que debe estar en equilibrio. El Ki contiene el yang (o energía masculina) y el yin (o energía femenina) y el equilibrio entre ambas surge la armonía universal física y mental.

En Japón se utiliza la palabra Ki para expresar el estado de la energía de algo, preferentemente de las cosas vivas.

En nuestros cuerpos físicos y sutiles existe una red energética por donde circula el Ki, formada por chakras, los meridianos y los nadis.

El hombre es un microcosmos integrado en el macrocosmos universal y cósmico, y todo se rige por los mismos principios: "lo que es arriba es abajo".

El Ki es una sustancia energética omnipresente en el universo que tienen propiedades nutritivas, poseyendo también la conciencia de reorganización celular, de forma que aporta a las estructuras atómicas y moleculares una tendencia hacia la reorganización y la armonía.

Si hay Ki, hay vida, por ello cuando el cuerpo muere, el Ki abandona, cesa la vibración a nivel subatómico, produciéndose el caos y la descomposición física.

Desde hace miles de años, uno de los objetivos (tanto de Japón como de China), es lograr y mantener el equilibrio del Ki o Chi, y del Yin y Yang, en todo el sistema, para conservar la integridad energética del ser humano; pero lograr este objetivo que permite vivir como alegría, espontaneidad y autenticidad nos exige un continuo trabajo interior, ya que es un proceso cambiante que hay que mantener y que dura toda la vida; por ello existen diversas técnicas energéticas como el Yoga, Shiatsu, Reiki, la Bioenergética occidental, que estudian la manipulación consciente de la Energía Vital, de forma que mediante técnicas respiratorias, ejercicios precisos, masajes, visualizaciones y control mental y espiritual, puedan acumular y dirigir el Ki o Chi, a cualquier parte del organismo y transmitir la Energía Universal.