Shiatsu

Terapia Shiatsu
Terapia Shiatsu 2
Terapia Shiatsu 3
Terapia Shiatsu 4
Cuando el Shiatsu ha empezado a considerarse en el mundo occidental con interés, ya estaba muy generalizada la práctica de Acupuntura en esta parte del mundo en que vivimos. La acupuntura consiste en aplicar agujas en determinados puntos clave del cuerpo para logar su bienestar. En Oriente, llaman tsubos a estos puntos; el Shiatsu se basa en tomar en consideración estos mismos puntos, pero ejerciendo una presión sistemática sobre ellos, hecha con los dedos y la palma de la manos. Esta particular presión de las manos hace que discurran las fuentes de la vida, restableciendo el equilibrio y la salud.

El significado del termino japonés Shiatsu (shi significa dedos y atsu presión), describe brevemente una técnica que corresponde a la ancestral necesidad que tenemos los seres humanos de utilizar nuestras manos para curarnos y aliviar nuestras dolencias, tanto del cuerpo como del alma.

Esta fuerza curativa del tacto ha sido conocida desde tiempos inmemorables por todas las culturas pero principalmente las orientales han desarrollado técnicas de terapias manuales a partir de los principios y fundamentos de sus medicinas tradicionales.

Partiendo de la experiencia del recién nacido, que necesita fisiológicamente la proximidad física de su madre desde sus primeros meses de vida, se puede comprender la exacta importancia del tacto y, por consiguiente del contacto. Ya está demostrado que las caricias y los gestos afectuosos estimulan la producción de hormonas. Las investigaciones que se han llevado a cabo sobre el sistema nervioso y sus neurotransmisores ha dado al mundo occidental la explicación de cómo actúan los mecanismos en este arte del Shiatsu.

Según la teoría japonesa, el Shiatsu es capaz de vigorizar la defensas de nuestro organismo y esto lo han confirmado las investigaciones que se han hecho recientemente sobre el sistema neuro-endocrino-inmunológico, que ha conducido al descubrimiento de receptores de adrenalina, de noradrenalina (medidores químicos del sistema neurovegetativo y que son hormonas que se forman en la médula suprarrenal y las células cromafinés de los tejidos) sobre los linfocitos T y B responsables de nuestras respuestas inmunitarias.

El Shiatsu no sólo sirve como cura en estados de una enfermedad, pues no es simplemente un remedio, sino que estimula la capacidad de regulación y de autorreparación con que cuentan todos los órganos y puede ser beneficioso para cualquiera que quiera llevar una vida mas sana y que desee mejorar su equilibrio mental.

Pero la mejor forma de presentar este arte curativo (que realmente puede mejorar nuestra calidad de vida) es indagando un poco en sus orígenes, que hunden sus raíces en la antigua filosofía oriental así como en el concepto de la "unicidad".